4 sencillos pasos para cultivar su propio alimento orgánico

Razones

Hay un montón de buenas razones para cultivar tu propia comida orgánica. De hecho, cada vez más hay una mayor cantidad de evidencia inquietante que presenta igualmente buenas razones para no comprar productos de supermercados no orgánicos. Por ejemplo, un estudio reciente sobre la exposición a plaguicidas en niños de una importante área metropolitana de los Estados Unidos encontró que el 99% de los 110 niños que se sometieron a la prueba se encontraron rastros de productos químicos para jardines.

Además, según la Agencia de Protección Ambiental, el 90% de los fungicidas, el 60% de los herbicidas y el 30% de los insecticidas se consideran cancerígenos.

En una nota más feliz, el crecimiento de tu propia comida orgánica no sólo es más saludable, pero puede ayudarte a ahorrar mucho dinero. Los departamentos de producción se están aprovechando al máximo el deseo de un público culto por los alimentos orgánicos, hecho que se refleja en la enorme diferencia de precios.

De este modo, además de reducir tu factura de comestibles al transformar tu jardín, también ahorrarás dinero en tu factura de agua. Los árboles y arbustos requieren de dos a cuatro veces menos agua que el mantenimiento de un césped.

Leer más

¡Los 5 alimentos que se deben consumir Bio!

1. Las patatas

Las patatas cultivadas en la industria tienen unas tasas de pesticidas más elevadas. En 2006, el EWG descubrió que el 91% de las patatas investigadas contenían todavía pesticidas después de ser lavadas y peludas.

 

2. La carne de vacune

Cuando los animales son elevados de manera estándar, se alimentan con hormonas y medicamentos de tal forme que no desarrollen enfermedades y que crezcan más rápidamente. Estos alimentos pueden tener impacto sobre el consumidor y perjudicarle a nivel sanitario.

 

3. La leche

Para aumentar la cantidad de leche producida, se suele dar a las vacas una hormona llamada rBGH. Esta hormona está prohibida en la Unión Europea ya que puede afectar tanto el animal que el consumidor.

vaso de leche bio

4. Las manzanas

La piel de la manzana es la mejor parte para la salud. De hecho, su composición permite reducir el riesgo de cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Desgraciadamente, esta parte de la fruta es la que más recibe pesticidas.

 

5. Las fresas

Os habéis preguntado por qué las fresas tradicionales parecen más brillantes que sus hermanas biológicas. Es porque algunas se le hacen más “estéticas” por medio de una sustancia llamada captan cuyos efectos son negativos para el ser humano. Además, mayoría de las fresas son importadas y contienen muchas pesticidas. Recordar que esta fruta tiene beneficios relevantes para el consumidor.